Aprender a aprender en inglés es un super poder

Aprender a aprender en inglés es un super poder

Como inversionista en empresas de tecnología tengo la oportunidad de ver ‘la creación del futuro’ en múltiples industrias y geografías. La participación en el consejo directivo de Platzi me permite reflexionar sobre cómo ayudar a que los estudiantes maximicen el beneficio de obtener su educación mediante la plataforma. Teniendo como objetivo que los conocimientos adquiridos se reflejen en mejores oportunidades económicas, creo que ‘aprender a aprender’ en inglés es un verdadero súper poder. Una de las mejores inversiones que cualquier hispano-parlante puede hacer para ser exitoso en un mundo post-COVID que se vuelve cada vez más digital.

En 2020, hubo dos eventos que me hicieron reflexionar sobre este tema:

1. Hablando inglés, los programadores ganan más: Esto viene del estudio anual de sueldos de programadores en Latinoamérica publicado por Platzi en abril de 2020. El estudio en sí mismo es fascinante y pueden encontrar video resumen aquí. En el minuto 12, se muestra la siguiente tabla donde con el mismo nivel de conocimiento, un programador con inglés avanzado (ILR4) gana entre 2 y 3 veces más que uno sin inglés o con inglés muy básico.

Table

Description automatically generated
Sueldos para programadores en Latinoamérica por nivel de inglés, 2020.

2. La demanda por aprender inglés es insaciable entre hispanoparlantes: En los últimos 3 años, Platzi ha lanzado múltiples cursos para aprender inglés, culminando con el reciente lanzamiento de la Escuela de Inglés. Esta escuela rápidamente se ha convertido en la más popular dentro de toda la plataforma. Es un producto que nos enorgullece por su gran calidad y nos impulsa a expandir aún más la oferta de cursos en este idioma y con más contenido especializado en 2021. En Platzi creemos que esta iniciativa es clave, pues Latinoamérica es una de las regiones con mayor urgencia para mejorar el dominio de inglés.

¿Por qué es tan valioso aprender a aprender en inglés?

Mi hipótesis es que los conocimientos de punta se distribuyen primero en inglés, pues las publicaciones y audiencias más valiosas para el conocimiento se interconectan y comunican principalmente en ese idioma. Yo observo este fenómeno constantemente en las áreas de ciencia, tecnología, epistemología, negocios y finanzas, con publicaciones de todo tipo: revistas científicas, revistas especializadas en industrias e incluso con los libros más influyentes que se van publicando año tras año. Es decir, para poder participar en estas conversaciones en tiempo real, necesitas hacerlo en inglés.

Algunos ejemplos sobre este punto:

  • La gran división del lenguaje digital: La academia británica patrocinó esta compilación de estudios para cuantificar el impacto de navegar la red en diferentes idiomas hace algunos años. Es verdad que la proporción de contenido en inglés en Internet ha disminuido conforme pasa el tiempo y usuarios de otros idiomas se conectan y comienzan a producir contenido en su idioma nativo. Fuera de tópicos locales, la densidad y calidad de resultados aún son generalmente mayores en inglés con respecto a otros lenguajes.
  • Estadísticas de Wikipedia: Inglés domina esta plataforma, pues de los casi 228 millones de Wikipedias, 93 millones de usuarios y 4 mil editores, el 23% de paginas, 43% de usuarios y un tercio de los administradores (editores autorizados), son en inglés. Esto implica que para temas no locales, los artículos con más profundidad y densidad de información probablemente existan en inglés. Esto es importante pues Wikipedia es el punto de partida para buena parte de las búsquedas generalizadas sobre temas nuevos para cualquier usuario en Internet.
  • Inglés es el lenguaje científico universal: Este fenómeno es tan prevalente que incluso en países donde el inglés no es el idioma nativo, las publicaciones científicas dentro del propio país se hacen principalmente en inglés. Este estudio de 2012 muestra que en Holanda, la proporción de publicaciones es de 40 a 1. Un ejemplo a celebrar en México es el Dr. Ricardo Weder, padre del homónimo fundador de Justo.mx en nuestro portafolio.
  • En negocios, las publicaciones más influyentes, como: The Economist y Wall Street Journal (quien abandonó su publicación en Español en 2017), los casos de estudio de Harvard (incluyendo aquellos sobre empresas latinoamericanas), entre otros, se publican exclusivamente en inglés. Aunque existen algunas propiedades como The Financial Times que sindican publicaciones en español, tienden a ser selecciones limitadas e infrecuentes.

Estos ejemplos pueden parecer intuitivos a nivel individual para quienes ya vivimos esta realidad bilingüe día a día en nuestros respectivos campos. Evaluados en conjunto, es posible imaginar (y cuantificar) el impacto que este súper poder puede llegar a tener en la productividad de millones de personas a nivel agregado. Por ejemplo, hay estudios académicos que han mapeado las redes de conocimiento entre autores de diversas culturas y muestran que para cualquier autor, pertenecer a ciertos círculos es más importante para lograr mayor distribución de sus ideas, que el origen nacional, ‘riqueza’, o lenguaje del mismo autor. Cualquier usuario puede formar parte activa de las comunidades y redes profesionales mas dinámicas en línea para sus verticales respectivas, cultivar su reputación y desarrollar relaciones duraderas basadas en intereses y experiencias comunes. Esta es la forma de competir a nivel global en sectores de valor agregado en el siglo XXI.

En términos prácticos, fuera de temas principalmente locales y/o literarios, es posible estimar que el contenido disponible en inglés sobrepasa en distribución, densidad e influencia a aquel contenido en idiomas locales. Este efecto se está acelerando, pues países como India, Pakistán, Filipinas, Nigeria y eventualmente China se están convirtiendo en la fuente principal de nuevos angloparlantes a nivel mundial. Para la comunidad indígena de Latinoamérica aprender a aprender en inglés tiene una importancia aún mayor, pues el futuro de sus lenguajes depende en parte en poder contribuir activamente a estas conversaciones, pues en varios casos se predice que la mayoría de lenguas indígenas serán mantenidas sólo por computadoras.

A nivel de política pública, creo que promover la competencia en el área de telecomunicaciones es clave para reducir los costos de datos móviles de forma dramática. Vale la pena seguir de cerca el caso de India (y de Corea 20 años atrás). Darle acceso universal a Internet de alta velocidad a la población de Latinoamérica, sería la política pública con mayor retorno de inversión que cualquier gobierno podría hacer para garantizar que su población estará en mejor posición para competir en el mundo digital. Además de expandir acceso a Internet, los gobiernos deben complementar sus inversiones existentes en estructura educativa con acceso a librerías de cursos y contenido (tanto gratuitas y pagas estilo Platzi) en línea para actualizar sus currículos y hacerlos más bilingües. Colaborar con plataformas digitales además puede ayudar a resolver añejos problemas de distribución de conocimiento como capacidad limitada en universidades, deficiencias en calidad curricular y credencialismo.

¿Qué recomiendas para empezar?

Como estudiante, ‘aprender a aprender en inglés’ te incrementa exponencialmente el universo de conocimiento disponible para explorar. Es realmente un super poder. Uno de mis proyectos personales favoritos es expandir continuamente mi ‘epistemología personal’ (es decir, la jornada para cuestionar ideas, creencias y valores fundamentales), guiado por una plétora de autores contemporáneos que se están convirtiendo en titanes del conocimiento (y que activamente critican y comentan el trabajo e ideas de otros autores en tiempo real). En muchos casos tenemos la fortuna de que estos autores sigan vivos, publicando frecuentemente y participando activamente en una conversación global vía Twitter, Podcasts y otros medios gratuitos y accesibles a todos quienes tienen conexión a internet y quieran interactuar con ellos… todo esto ocurre en inglés.

Encontrar a varios de estos autores es muy fácil, basta con checar las listas de recomendaciones de varios super-lectores y dar el salto. Bill Gates, Tyler Cowen, Patrick Collison, son buenos puntos de partida para explorar (y es fácil contactar a los autores directamente!). Desafortunadamente es muy probable que muchos de los libros que te parezcan interesantes no se hayan traducido aún a español a menos que el autor haya previamente vendido millones de copias (WorldCat es una buena herramienta para buscar ediciones traducidas y su disponibilidad en bibliotecas conectadas a la red), o si fueron traducidos, es difícil encontrarlos en inventario a nivel local ya sea en librerías o bibliotecas (vale la pena checar disponibilidad en e-book, o audiolibro en Beek). En mi caso, varios de los libros que creo realmente han cambiado mi forma de pensar en la última década, no se encuentran aún traducidos en español (o tienen disponibilidad muy limitada a nivel local al menos en México y/o son más caros que la versión original en inglés). Sería espectacular poder expandir el canon de autores comúnmente explorados en Hispanoamérica, para beneficiarnos a nivel individual y colectivo de sus investigaciones, reflexiones y publicaciones.

Los beneficios de aprender a aprender en inglés son muy claros y tangibles: mejores ingresos, mayores oportunidades de desarrollo personal, económico e intelectual. El mundo se vuelve cada vez más digital y muchas de las oportunidades de crecimiento mas interesantes se encuentran en línea. Aprender a aprender en inglés puede ser la llave para encontrar y aprovechar al máximo esas oportunidades. El mejor día para empezar a aprender a aprender en inglés, es hoy!